Me gusta lo retro

En estos tiempos de Netflix amenazando con destronar a la television abierta, me recuerdan cuando la television amenazaba con destronar a la radio o spotify a los mp3 bajados etc etc.

pues resulta que corria el año 1956 cuando comercializado por Chrysler salío un extraño tocadiscos para utilizart en coches, unos cuantos contrapesos evitaban quel acetato saltara.

Lo comercializaron como una innovación que te daba el control de lo que escuchabas y una alternativa a la reinante radio.
Chrysler lo incluyo es sus coches mas detallistas durante 5 años, pero el tiempo los dejo en desuso por lo complicado de su arreglo.

Este invento me plantea dos preguntas:

1. ¿Como era la calidad del sonido? Al girar tan despacio (casi una tercera parte de la velocidad de un “single”), el registro sonoro queda muy limitado. En particular, dudo que estos discos registraran bien los agudos.

2. ¿Duraban mucho los discos? Cualquiera que tenga o haya tenido vinilos sabe que son muy frágiles; la vibración o un movimiento brusco puede rayarlos. Esto significa que un coche no el entorno mas adecuado para un tocadiscos.